Editorial Noviembre 2011: Más reglas para un entrenamiento de mejora de reacción táctil sin estrés

03/08/2012

Traducido de WingTsun Welt

En el último editorial he empezado a explicar las reglas para un entrenamiento conjunto de ChiSao y ReakTsun, efectivo. Esta vez seguimos con palabras claves como "misma altura", "cambio de pareja", "acuerdos" y más….

Mas o menos la misma altura

Primero nos buscamos un compañero de ChiSao, que no sea mucho más alto o bajo que nosotros. Ya que si eres tan bajo como Yip Man y nuestro compañero es Bruce Lee, que era mucho más alto, casi no tendríamos oportunidad de practicar nuestro BongSao. En lugar de eso se debería usar, en la mayoría de los casos, el puño ascendente interior. Cuando ya no se trata de "técnicas" sino de la aplicación de principios, no importa la altura del compañero.

Practicamos cambio de pareja

Cuantas más veces cambiemos de compañero en una unidad de entrenamiento de ChiSao, mejor; tanta más información grabaremos en nuestra memoria corporal y de movimiento.
Algunos alumnos siempre hacen ChiSao con el mismo compañero. Solo van a un curso, si el otro le acompaña, como un marido. Si durante la clase el compañero va al baño, y alguien invita al otro a entrenar ChiSao, este le da calabazas diciendo: “Mi compañero esta en el baño, pero vuelve ahora.” Esperamos, que este comportamiento se cambie poco a poco, cuando se hayan establecido estas reglas para el ChiSao, y todos podremos estar seguros, de que todos han aprendido, que el ChiSao no es un combate, sino un ejercicio del cual los dos se deberían aprovechar.

 

El mejor compañero de entrenamiento para alguien fuerte es alguien débil – y al revés

El compañero ideal de entrenamiento para un hombre fuerte es un niño o una chica débil. En lo que se refiere a nuestro ChiSao, tenemos que volver ser niños – así de suaves y flexibles. Contra un niño o contra el denominado “sexo débil”, el hombre fuerte no necesita usar su fuerza. Puede bajar al nivel de fuerza de su compañera sin peligro. En este caso se puede ver, que la suavidad verdadera viene a través de la sensación tranquilizadora de fuerza. Ya que se puede permitir ser suave. En cambio nuestra chica débil es débil “por naturaleza”. No tiene que fingir. No va a tener en consideración esta poca de fuerza, la cual usaría, a lo mejor, en forma de resistencia contra alguien que es solo un poco más fuerte que ella, contra alguien que tiene una ventaja de fuerza tan enorme.

De esta manera se aprovechan los dos de esta combinación, que a primera vista parece poco sensata. La deportivización de los otras artes marciales las ha conducido, por causa de las competiciones, a crear categorías de peso, las cuales hacen casi imposible adquirir suavidad y fomentan el entrenamiento de pesas. Yo mismo he aprendido mucho de entrenar con y enseñar a mujeres. Kano, el fundador del Judo, el cual originalmente también formaba parte de los “estilos suaves”, tenia una opinión parecida, cuando dijo: “Si quieres entender de verdad el Judo, tienes que observar el entrenamiento de mujeres. (If you really want to understand Judo, watch women train.)

A pesar de todo puede que el ego de un hombre le impida eso. Como pasó en un país del sur, donde un instructor con grado alto se sintió rebajado, porque le exigí hacer entrenamiento de tacto con una chica, y alegó este hecho así como la superioridad de la chica como razón por su salida de la EWTO.

Los acuerdos son necesarios

Antes de empezar el entrenamiento, se debería acordar con el compañero, lo que cada uno quiere conseguir en esta sesión. Si el compañero dice, que quiere ver, si es más rápido o quien es el mejor, entonces es un objetivo contra productivo; ya que el ChiSao (ReakTsun) no es un combate libre. Es un ejercicio con una finalidad. Si dice, que quiere mejorar su sentido de tacto, entrenar para ceder y reaccionar a la presión más leve o perfeccionar su timing, entonces es el compañero correcto. Como profesor también se debería comunicar sus intenciones y cual es el objetivo del ejercicio: “Tu BongSao necesita un poco de practica. Déjalo en mis manos. Sé pasivo. Acompaña. No opongas resistencia, pero nunca debes estar donde yo apunto.”         

Si hay estrés, cambio de pareja

Aunque los dos tengan las mejores intenciones para entrenar con compañerismo, de repente hay un tercero y cuarto que reclaman su derecho: nuestro ego y el del otro.

Si ya no podemos controlar nuestro ego, deberíamos reírnos de eso con el otro, ya que es muy humano. Pero ya que no sirve para el objetivo del ChiSao, es mejor cambiar de compañero de mutuo acuerdo, sin acusaciones al compañero, pues demasiado ego impide el aprendizaje en el ChiSao. 

Agresividad, fuerza y velocidad no tienen sitio en el entrenamiento de sensibilidad

Nunca es un placer ser alcanzado por el otro. Algunos se sienten frustrados o incluso humillados. Pero ser alcanzado por causa de los principios del WingTsun es totalmente otra cosa. Te has golpeado prácticamente a ti mismo, como si pisas el rastrillo y te pega el palo. Nosotros sabemos, que el rastillo no tiene ni voluntad ni intención. No era el ego del rastillo lo que nos quería herir, por eso el ego del que resulta alcanzado tampoco queda afectado. 

Fragmento de mi libro „Kampflogik3", EWTO-Verlag 2011
 

Vuestro SiFu/SiGung

Keith R. Kernspecht

 

 

Click here to add a comment

Leave a comment: