Ocho razones por las que nos ponemos rígidos en un combate (GM Kernspetch)

 

 

Por desgracia observo esto, una y otra vez, también en practicantes avanzados: Antes, durante o después de la acción se ponen rígidos. Esto los convierte en victimas del más fuerte o del más hábil, capaz explotar esa rigidez.

 

Al final, lo que te hace rígido es permanecer en el último movimiento, parar. Sin embargo no hay razón para parar, ya que el adversario nos da constantemente impulsos que nos ponen en movimiento. Sólo necesitamos un poco de “atención” y no querer detener el momento.

1. Si nos detenemos en el último movimiento y posamos, nos ponemos rígidos. En el WT existe el lema: “Nunca poses en BongSao.” ¿Pero esto no debería ser valido para cualquier movimiento?

2. Si nos ponemos a reflexionar (¿Porque me han pegado? ¿Porque no funciona esto? ¿Que técnica/ combinación hago ahora?), uno se detiene y se pone rígido.

3. Si se bloquea o se opone resistencia, uno se detiene y se pone rígido.

4. Si se ha hecho un movimiento con éxito, y en lugar de dejar que suceda inmediatamente el siguiente, miramos hacia atrás con orgullo, uno se detiene y se pone rígido.

5. Si se usan combinaciones aprendidas de memoria y estas no funcionan, uno se sorprende, se detiene y se pone rígido.

6 Si hacemos fuerza y agarramos a nuestro adversario, uno se detiene y se pone rígido.

7. Antes de poner en práctica una técnica, se piensa, por tanto uno se detiene y se pone rígido. Sin embargo, en el WingTsun, los movimientos deben “surgir inconscientemente”.

8. Si el adversario se pone rígido y para, uno se vuelve también rígido y se para.

kernspecht

Euer SiFu/SiGung
Keith R. Kernspecht

Click here to add a comment

Leave a comment: