WingTsun, ¿te atreves? (II)

¿Qué te puede atraer a ti para empezar practicar WingTsun?sifu_kernspecht_06

(leer la primera parte de este artículo)

Tanto si vienes de realizar distintas artes marciales como si no, hay múltiples razones para comenzar: Puede que te atraiga mejorar tus habilidades marciales, el afán de autosuperación o simplemente realizar un ejercicio divertido con los compañeros. ¡Todas son igual de buenas!

Al empezar, es muy positivo que vayas realizando los ejercicios de forma consciente, mejorando cada vez que los realices, porque cuando salen bien lo reflejas inmediatamente en la práctica.

La cosa se te hace complicada si buscas saber muchos movimientos y golpes muy pronto o ejercer demasiada fuerza (nos ocurre a la mayoría). Prestar atención a la reacción corporal que busca enseñarte cada ejercicio es muy bueno y mejoras más rápido.

Al pasar el tiempo, cuando vas llegando a ejercicios más complicados, te das cuenta de que haber dejado a tu cuerpo que coja buenas reacciones y las interiorice con fluidez permite que lo siguiente salga solo. El sistema te pule todas las reacciones para dejarte siempre en una posición de ventaja y superioridad y eso me maravilló.

Otra de las, para mí, grandes virtudes del WingTsun es el gran desarrollo que tiene. Estoy prácticamente al principio, considero que tengo una más que notable capacidad de autodefensa y aún veo un recorrido muy amplio por delante y lo que tengo por mejorar. El trabajo que realizamos consta de un temario bien elaborado y cada ejercicio que se va realizando se apoya sobre el anterior.

La fuerza

Según mi percepción, en WingTsun desarrollas y utilizas la fuerza de forma diferente que en otras artes marciales o deportes. La relajación en la musculatura es un factor muy importante tanto para atacar como para adaptarte al reaccionar.

01Veía como mis instructores golpeaban de una forma relajada y fluida, ejerciendo golpes explosivos y muy potentes. No me explicaba cómo lo hacían (aún me cuesta), y lo que hacía para compensarlo era ponerme muy duro y tensionar mis músculos para golpear. Lo que estaba consiguiendo era lo contrario de lo que quería: al tensionarme frenaba la potencia del golpe, que no llegaba a descargarse, y no utilizaba cadenas musculares ni el propio peso de mi cuerpo (cosas que ya voy aplicando cada día más).

Con la práctica y el análisis de tus propios movimientos aprendes cómo tienen que ir trabajando las cadenas musculares para aprovechar toda la fuerza que puedes ejercer de forma efectiva y sin dejar “huecos” que tu adversario pueda aprovechar. Ahora siento que tengo una pegada potente y, lo más importante, que mis golpes me protegen.

La velocidad

Cuando empecé creía que era rápido, que el WingTsun me daría aún más velocidad, y así ha sido, pero no como pensaba. No solo me he vuelto más veloz de reflejos y de movimiento, lo más importante es que he conseguido una superioridad mecánica y estratégica inicial sobre mi oponente. La colocación y la economía de movimientos (características propias del sistema) hacen que la velocidad global de los movimientos parezca mayor porque el camino que se recorre es mucho más corto.

Piensa que normalmente si alguien quiere agredirte es porque cree ser más fuerte/rápido que tú, y quizá lo sea. Es ahí donde el WingTsun saca a relucir sus virtudes: se golpea de forma directa, simple y demoledora, protegiéndote a la vez. Esto es por las mecánicas corporales y los ángulos de ataque que se adoptan. Así, en cuanto el adversario quiere prepararse, carga el golpe, duda un instante, amaga o realiza alguna acción que no sea atacarte, es un momento que aprovechas tú para defenderte. En el caso de que sus ataques sean efectivos y precisos, los ángulos con los que contraatacas ya te protegen del oponente y además generan una continuidad para superarlos y seguir atacando.

No es necesario por lo tanto ser especialmente fuerte, ágil o rápido; ya que tienes una ventaja ante un adversario a priori más peligroso que tú.

Para terminar, si te gusta aprender, compartes nuestras ganas de autosuperación y te atrae la confianza que solo la capacidad autoprotección efectiva puede ofrecer, solo una pregunta… ¿Te atreves?

Click here to add a comment

Leave a comment: